Discurso del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer...

Intervención del Presidente de la República Bolivariana de...

969
957
958

En Venezuela: la posición común del ALBA

Una Cumbre Extraordinaria de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) se inicia este martes en Venezuela. Ante los ojos del mundo, los países que integran este modelo de integración regional se encontrarán nuevamente, esta vez para sentar posiciones frente a un enemigo común y defender el derecho de uno de sus miembrosque es el de todos— a su soberanía y autodeterminación.

La Cumbre responderá sin dudas a las amenazas desmedidas de quienes históricamente han pretendido erigirse como los dueños del continente —y del mundo— y a quienes se les olvida que como se ha reiterado por estos días una y otra vez, América Latina cambió y cambió de verdad, para bien, pues hace rato dejó de ser el patio trasero de Norteamérica.

A este encuentro llegarán los mandatarios y cancilleres miembros del ALBA para levantar sus voces solidarias, pero firmes, para decir basta y desmentir de forma categórica la matriz empleada por el gobierno de Barack Obama que acusa a Venezuela de ser una “amenaza” para la seguridad nacional de los Estados Unidos.

En dos palabras resumía el presidente Nicolás Maduro hace unos días el efecto causado por el decreto del mandatario norteamericano respecto a la tierra de Bolívar y Chávez: incredulidad y apoyo a la Revolución. Y es que desde todas partes del mundo han sido miles, millones, los que han manifestado su respaldo al gobierno constitucional de Venezuela y a su pueblo, desmintiendo que alguna vez pudieran ser una amenaza para alguien.

Presidentes como Rafael Correa, Evo Morales, Cristina Fernández de Kirchner, Mujica, Daniel Ortega, entre otros, se han hecho sentir y en todos los escenarios posibles han alertado sobre las pretensiones de Estados Unidos de crear un ambiente desfavorable previo a la Cumbre de las Américas en Panamá, ante la posibilidad de ratificarse allí la unidad de los pueblos desde el Río Bravo hasta la Patagonia.

En muchas regiones fuera del continente americano, gobiernos, miembros de movimientos sociales, partidos políticos, comunidades indígenas, afroamericanas, intelectuales, artistas y pueblos en general han realizado marchas, actos públicos, cantatas, manifestaciones frente a las Embajadas norteamericanas y las más disímiles acciones que reiteran que atacar a Venezuela, implicaría  desafiar a los hombres que luchan en todo el mundo por las causas justas de la humanidad.

Desde Cuba, el líder de la Revolución, Fidel Castro, reflejó el sentir del pueblo apenas unas horas después de anunciarse la decisión del presidente Obama y calificó de histórica la respuesta de Nicolás Maduro.

Unos días antes, durante su participación en las actividades de homenaje por el segundo aniversario de la siembra eterna del Comandante Hugo Chávez, nuestro primer vicepresidente, Miguel Díaz Canel Bermúdez, había ratificado  la solidaridad y el apoyo incondicional del gobierno y el pueblo cubano, al pueblo de Venezuela, a su Revolución y a su legítimo gobierno.

El vicepresidente cubano dijo también que una situación de inestabilidad en el país suramericano implicaría una realidad muy compleja para la región y que eso solo podía enfrentarse con eficiencia, unidad y haciendo mejor las cosas.

Días después, los países miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) se reúnen en Ecuador para ratificar su posición de respaldo a Venezuela y de rechazo a todo tipo de intromisión del imperialismo norteamericano o de cualquier otro país en los asuntos internos de los demás, violando no solo su soberanía e independencia, sino también normas elementales del Derecho Internacional.

Mientras, el pueblo venezolano ha continuado en las calles, manifestándose y demostrando su disposición de defenderse, mostrando con valentía por qué se dice que esta es tierra de libertadores, preparándose y respaldando la aprobación de una Ley Habilitante que da a su presidente facultades legislativas para la defensa del país si fuese necesario.

Pero al decir del canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, era urgente, imprescindible, una Cumbre del ALBA que se pronunciara con absoluta firmeza y decisión, en solidaridad con la Revolución Bolivariana y con la unión cívico militar que es fundamento del proceso bolivariano y chavista.

“La Alianza Bolivariana para los Pueblos América trabaja activamente para movilizar a las fuerzas progresistas, revolucionarias y  a los pueblos de la región en defensa de Venezuela y la unidad latinoamericana”, señaló Rodríguez Parrilla.

Para el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Estados Unidos ha provocado un grave daño al ambiente hemisférico, a lo cual América Latina debe reaccionar con vigor y firmeza, porque ya es hora que se comprenda que no se puede manejar a  Cuba con una zanahoria y a Venezuela con un garrote. Los tiempos del garrote y la zanahoria ya forman parte de la historia.

Es por eso que resonarán nuevamente las voces del ALBA, que Caracas centrará la atención del mundo y en especial, del continente, para hacer valer los principios que la conformaron: el de la verdad, la solidaridad, la justicia, el amor por los pueblos, el intercambio desinteresado y el bien común  de todos.

El ALBA volverá a decir no al Neoliberalismo como lo hizo con el ALCA, al capitalismo desenfrenado que tanto daño ha hecho al continente, al imperialismo que cierne su mano una y otra vez sobre las riquezas de nuestros países, volverá a hacer sentir la fuerza de la unidad y renovará el homenaje permanente al Comandante Hugo Chávez Frías, demostrando que por encima de cualquier interés individual está la lucha cotidiana por la defensa de los intereses de nuestros pueblos.

En la Cumbre que comienza este martes renacerá el ALBA de Chávez y Fidel, la idea y acción bolivariana por la libertad de nuestros pueblos, el carácter antiimperialista de Martí y la ratificación de paz que gracias a alianzas como estas se han encendido en nuestro continente, por encima de los que pretenden resolverlo todo con amenazas y cañonazos.

Será esta una nueva oportunidad para levantar banderas por la hermandad Nuestramericana, por la liberación definitiva de nuestros pueblos, para remover conciencias, desafiar los sueños y ratificar un camino que a veces parece vencido pero todos los días nos demuestra, como nos alertó el Che, que “al imperialismo, ni un tantico así”.

Tomado de Cubahora

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Participantes

Education - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.