Discurso del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer...

Intervención del Presidente de la República Bolivariana de...

X Cumbre - Otavalo, Ecuador - 25 de junio de 2010

DECLARACIÓN DE OTAVALO

Con Autoridades Indígenas y Afrodesdendiente

Hoy, los pueblos de nuestra América miran hacia el futuro con dignidad y patriotismo; eligen gobiernos y autoridades comprometidas con la transformación revolucionaria, con la edificación de Estados al servicio de sus poblaciones, que fortalecen sus instituciones democráticas y construyen sociedades libres que viven sus propias realidades, sin tutelajes.

Los países del ALBA asumimos esta nueva época del lado de los históricamente excluidos, pueblos indígenas, el pueblo afrodescendiente, mujeres, jóvenes, niños, niñas, ancianos, ancianas y personas con discapacidad.

Así, los Jefes de Estado y de Gobierno y Jefes de Delegación de los países que conformamos la Alianza Bolivariana de los Pueblos de las Américas – Tratado de Comercio de los Pueblos, ALBA-TCP, reunidos en la ciudad de Otavalo, Ecuador, junto con autoridades indígenas y afrodescendientes electas y designadas de la región

DECLARAMOS que:

1.  Entendemos al Estado Plurinacional Unitario en la forma como se ha dado en los procesos constituyentes de la República del Ecuador y Estado Plurinacional de Bolivia, como expresión de unidad en la diversidad, que asume una forma democrática de convivencia, expresada en la interculturalidad que es el relacionamiento armónico entre las culturas.
 

2.  Ratificamos nuestro compromiso con la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas que significó una victoria en la lucha por lograr el reconocimiento de sus derechos colectivos. Del mismo modo, reafirmamos nuestro compromiso con la Declaración y el Programa de Acción de Durban contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia; así como a la Convención de la UNESCO para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial y la Declaración de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural.
 

3.  Reiteramos nuestro compromiso para avanzar en los procesos de construcción de sociedades incluyentes, culturalmente diversas y ambientalmente responsables, que excluyan la explotación del ser humano, en las que existan condiciones para un diálogo entre iguales y un intercambio real de saberes, conocimientos y visiones en nuestra región.
 

4.  Confirmamos nuestro compromiso de hacer realidad el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP), afirmando la soberanía de los países de la región y la construcción de un modelo alternativo de soberanía económica expresado en una Nueva Arquitectura Financiera (SUCRE, Banco y Fondo del ALBA) para consolidar un sistema de intercambio y cooperación recíproco, solidario, participativo y complementario, que fortalezca nuestra soberanía alimentaria.
 

5.   Reiteramos nuestro compromiso por promover una Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra en el marco de las Naciones Unidas, para que la vida en plenitud (Sumak Kawsay) sea nuestro escenario de armonía con la naturaleza, profundice la equidad y la autonomía, de modo que los ciudadanos y ciudadanas disfrutemos del uso, de la asignación y de la distribución de los recursos materiales e inmateriales de nuestras naciones.
 

6.  Reiteramos nuestro respeto a la Madre Tierra (Pacha Mama) respaldando iniciativas como la del YASUNI ITT propuesta por el Ecuador, que se fundamenta en un mecanismo de compensación por contaminación neta evitada; llamamos a la comunidad internacional a aprobar en las Naciones Unidas la Resolución Declaratoria de Derecho Humano al Agua y al Saneamiento, propuesta por el Estado Plurinacional de Bolivia.
 

7. Expresamos nuestro reconocimiento a la iniciativa del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de Nicaragua de restitución de Derechos a los Pueblos Indígenas, a través del proceso de titulación de sus tierras, mediante el cual ya se ha titulado el 20% del territorio nacional y su compromiso de continuar avanzando para lograr para el año 2011 la titulación de la totalidad de sus territorios ancestrales.
 

8.  Expresamos que el manejo, administración y aprovechamiento de los recursos naturales no renovables corresponde al Estado de acuerdo al interés de sus pueblos y la sociedad en su conjunto y no a uno o varios grupos o sectores sociales o económicos. El Estado garantizará la participación social y la distribución justa y equitativa de los beneficios, especialmente a favor de las comunidades en donde esos recursos naturales se encuentran y buscará, en armonía con la Naturaleza, minimizar los impactos ambientales y sociales adversos que generen.
 

9.  Nos comprometemos a fortalecer las políticas públicas para el acceso a la salud, educación, empleo y vivienda prioritariamente para los más excluidos, y promover políticas en beneficio directo de los pueblos indígenas y afrodescendientes.
 

10. Reafirmamos el compromiso para promover la cooperación entre los países miembros del ALBA relacionada con el rescate y protección de nuestros patrimonios, culturas y conocimientos tradicionales de los pueblos indígenas y afrodescendientes.
 

11.   En este marco de respeto y garantía de los derechos consuetudinarios, y en consideración a que la hoja de coca es un elemento central de las culturas Andino Amazónicas, los países del ALBA ratifican la solidaridad y apoyo en el propósito de revalorizar la práctica ancestral del masticado de la hoja de coca (akullico), eliminar su prohibición en los instrumentos internacionales y retirar a la hoja de coca de la lista 1 de la Convención Única sobre Estupefacientes de 1961.
 

12.  Reconocer los logros del Proyecto Grannacional ALBA Cultural y de la Empresa Grannacional Fondo Cultural del ALBA, para transformar a nuestros países en sociedades interculturales, diversas, tolerantes, respetuosas, incluyentes, con Estados en los que se garantice el pleno ejercicio de los derechos económicos, políticos, sociales y culturales, que contribuyen al fortalecimiento de sociedades libres de racismo estructural.
 

13.  Comprometidos con la defensa de los Derechos Humanos y de los procesos culturales ancestrales, ratificamos que en las jurisdicciones en las que se aplique la justicia consuetudinaria, los usos y costumbres deberán respetar las normas constitucionales y legales vigentes.
 

14.  Nos comprometemos a que un encuentro de autoridades indígenas y afrodescendientes electas y designadas del ALBA, se realice anualmente como un mecanismo de encuentro y diálogo intercultural.
 

15.  Instamos a constituir un mecanismo de encuentro y diálogo entre pueblos y comunidades indígenas y afrodescendientes, en el seno del Consejo de Movimientos Sociales del ALBA.

Firmado en Otavalo, República del Ecuador, a los veinte y cinco días del mes de junio de dos mil diez.

 

Evo Morales Ayma
Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia

Rafael Correa Delgado
Presidente de la República del Ecuador

Hugo Chávez Frías
Presidente de la República Bolivariana de Venezuela

Roosevelt Skerrit
Primer Ministro de la Mancomunidad de Dominica

Esteban Lazo Hernández
Vicepresidente del Consejo de Estado de la República de Cuba

Lumberto Campbell Hooker
Secretaria Presidencial para la Costa del Caribe de la República de Nicaragua  

Testigo de Honor
Jerónimo Lancero Chingo
Ministro de Cultura y Deportes
República de Guatemala 

Testigo de Honor
Jorge Lara Castro
Viceministro de Relaciones Exteriores de la República de Paraguay 


DECLARACIÓN ESPECIAL SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO

Las Negociaciones de Cambio Climático deben recoger la Voz de los Pueblos

En abril de 2010 más de 35.000 personas de 140 países se reunieron en Cochabamba, Bolivia en la Primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra y consensuaron un conjunto de propuestas que fueron resumidas en el “Acuerdo de los Pueblos”, presentado formalmente al proceso de negociaciones de cambio climático, y respaldado por países del ALBA-TCP. 

Estas propuestas que nacen de la experiencia, la sabiduría y el sentir de nuestros pueblos han sido totalmente ignoradas por quienes conducen las negociaciones de cambio climático.

Lo que es más, las nuevas propuestas de los facilitadores de la negociación eliminan las principales propuestas de los países en desarrollo agrupados en el G77 + China, y promueven una versión aún peor de un documento que ya fue rechazado por la mayoría de los países participantes en la Convención de las Partes sobre el Cambio Climático de Copenhague, un “Copenhague Accord reforzado”, que pretende violar el principio de “responsabilidad compartida pero diferenciada entre países desarrollados y en desarrollo”, y el principio de “responsabilidad histórica”, establecidos en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

Asimismo, este proyecto de “Copenhague Accord reforzado” pretende además eliminar el Protocolo de Kyoto, flexibilizar al máximo los compromisos de reducción de emisiones de los países desarrollados, obligar a los países en desarrollo a realizar reducciones absolutas de gases de efecto invernadero a partir del 2020, y dividir a los países en desarrollo clasificándolos entre más y menos vulnerables al cambio climático.

Los Jefes de Estado y de Gobierno y Jefes de Delegación de los países que conforman la Alianza Bolivariana de los Pueblos de las Américas – Tratado de Comercio los Pueblos, ALBA-TCP, reunidos en la ciudad de Otavalo, Ecuador, junto con autoridades indígenas y afrodescendientes electas y designadas de la región demandamos que las propuestas de la Primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y Derechos de la Madre Tierra sean recogidas en el proceso de negociación de la Conferencia de Cancún: 

1.     Enmienda al Protocolo de Kyoto, para el segundo período de compromisos a iniciarse en 2013, en el cual los países desarrollados deben comprometer reducciones domésticas significativas de, al menos, el 50% respecto al año base de 1990.
2.      Nuestra visión futura, fundamentada en el principio de responsabilidades históricas, comunes pero diferenciadas, exige que los países desarrollados se comprometan con Metas cuantificadas de reducción de emisiones de los países desarrollados que permitan retornar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a 300 ppm y así, limitar el incremento de la temperatura media global a un nivel muy por debajo de 1,5º C, con una estabilización ideal en 1º C.

3.     Consideración y aprobación del proyecto de Declaración Universal sobre los Derechos de la Madre Tierra para restablecer la armonía con la naturaleza.

4.     Reconocer y honrar la deuda climática de los países desarrollados con los países en desarrollo y nuestra Madre Tierra.
5.     Los países desarrollados deben comprometer un financiamiento público anual nuevo, adicional a la Ayuda Oficial al Desarrollo. Asimismo, demandamos que los recursos que hoy los países desarrollados asignan a sus presupuestos de guerra y defensa sean destinados a combatir los efectos del cambio climático.
6.     Los países contaminadores están obligados a transferir, de manera directa, los recursos económicos y tecnológicos para pagar la restauración y mantenimiento de los bosques y selvas, en favor de los pueblos y estructuras orgánicas ancestrales indígenas, originarias, campesinas. Esto deberá ser una compensación directa y adicional a las fuentes de financiamiento comprometidas por los países desarrollados, fuera del mercado de carbono.
7.     Reconocimiento y revalorización de las raíces indígenas y originarias de la humanidad, y efectiva implementación de la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas en las negociaciones y acciones vinculadas al cambio climático.

8.     Incentivar los modelos de producción agrícola que sean ambientalmente sostenibles y que garanticen la soberanía alimentaria.
9.     Los países desarrollados deben asumir la responsabilidad sobre los migrantes climáticos, acogiéndolos en sus territorios y reconociendo sus derechos fundamentales.

10.   Establecimiento de un fondo de financiamiento e inventario de tecnologías apropiadas y liberadas de derechos de propiedad intelectual, en particular, de patentes. Estas tecnologías deben ser útiles, limpias, y socialmente adecuadas y deben pasar de ser monopolios privados a ser de dominio público, de libre accesibilidad y bajo costo.
11.   Construcción de un Tribunal Internacional de Justicia Ambiental y Climática.
12.   Referéndum Mundial sobre Cambio Climático para que los pueblos decidan. 

Los Gobiernos de los países del ALBA-TCP y las autoridades indígenas y afrodescendientes reiteramos que no habrá solución a los problemas del cambio climático si no se escucha la voz de los pueblos.

Firmado en Otavalo, República del Ecuador, a los veinte y cinco días del mes de junio de dos mil diez.

Evo Morales Ayma
Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia

Rafael Correa Delgado
Presidente de la República del Ecuador

Hugo Chávez Frías
Presidente de la República Bolivariana de Venezuela

Roosevelt Skerrit
Primer Ministro de la Mancomunidad de Dominica

Esteban Lazo Hernández
Vicepresidente del Consejo de Estado de la República de Cuba

Lumberto Campbell Hooker
Secretaria Presidencial para la Costa del Caribe de la República de Nicaragua  

Testigo de Honor
Jerónimo Lancero Chingo
Ministro de Cultura y Deportes
República de Guatemala 

Testigo de Honor
Jorge Lara Castro
Viceministro de Relaciones Exteriores de la República de Paraguay 

Participantes

Education - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.